• Home
  • Noticias
  • Nuevos restos de escritura de los Manuscritos del Mar Muerto

Nuevos restos de escritura de los Manuscritos del Mar Muerto

En los años ‘50, unos beduinos y unos arqueólogos descubrieron miles de fragmentos de pergaminos y papiros, escritos 2.000 años atrás y pertenecientes a unos 1.000 manuscritos diferentes, en unas cuevas de Qumrán, junto al mar Muerto.
Algunos de estos fragmentos fueron depositados directamente en cajas sin ser clasificados ni descifrados debido al tamaño reducido y estado precario de los mismos.

Recientemente, el proyecto de digitalización de los Manuscritos del Mar Muerto ha investigado el contenido de esas cajas y, la nueva tecnología de imágenes, originalmente desarrollada por la NASA, detectó restos de escritura en algunos fragmentos, invisibles a simple vista.

Oren Ableman, uno de los investigadores de los manuscritos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) y estudiante de doctorado de la Universidad Hebrea de Jerusalem, descubrió nuevos restos de escritura mientras examinaba una docena de fragmentos de la cueva 11, cerca de Qumrán, reveló ayer la IAA.

Un estudio detallado, realizado por Ableman y publicado ayer, permitió descifrar la escritura de muchos de los fragmentos e incluso saber a qué manuscritos pertenecen probablemente algunos de los nuevos fragmentos, que pertenecerían a los siguientes libros: Deuteronomio, Levítico y Jubileos.

Un fragmento perteneciente al Rollo del Templo ofrece indicaciones para la realización de servicios en el templo ideal. La identificación del nuevo fragmento refuerza la teoría de que el manuscrito denominado 11Q21 es en realidad una tercera copia de este texto de la cueva 11.
Además, un fragmento fue identificado como perteneciente al Rollo de los Grandes Salmos (11Q5); conserva una parte del comienzo del Salmo 147:1.
Y, por último, otro fragmento contiene letras escritas en la antigua escritura hebrea (alfabeto paleohebreo). Este fragmento no ha podido ser atribuido a ninguno de los manuscritos conocidos, por lo que cabe la posibilidad de que perteneciera a un manuscrito todavía desconocido.


Un fragmento del Deuteronomio (11Q3) a simple vista.

Fragmento del Deuteronomio (11Q3) visto a través de la nueva tecnología de imágenes del laboratorio especializado de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Oren Ableman, de la Autoridad de Antigüedades de Israel y de la Universidad Hebrea de Jerusalem, examina los restos de tinta descubiertos en fragmentos de los Manuscritos del Mar Muerto.

Fragmento que contiene el Salmo 147:1. La avanzada tecnología de imágenes ha revelado la escritura.

El Rollo de los Grandes Salmos (11Q5) junto al nuevo fragmento que contiene el Salmo 147:1.

Trabajos de conservación de los Manuscritos del Mar Muerto en el laboratorio de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Los fragmentos de los Manuscritos del Mar Muerto, de unos 2.000 años de antigüedad, son de una fragilidad extrema.

 

2 de mayo de 2018.

ga('create', 'UA-101453063-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');