Revolución en la preparación de las comidas

Imprima en 3D carne o hamburguesas vegetarianas, que tienen un sabor similar al real; haga un pastel con especificaciones exactas, o prepare una comida completa en tres minutos.


Carne molida producida en base a plantas.

Eshchar Ben-Shitrit creció en un kibutz donde su madre dirigía la granja lechera. Observó el fuerte vínculo entre las vacas y sus crías, y esta memoria desencadenó algo en él cuando se convirtió en padre.

“Cuando nació mi primer hijo, sentí que ya no era posible comer carne. Sentí que me estaría comiendo el hijo de otra persona. Me obsesioné con encontrar una solución para las personas que disfrutan de la carne, como yo, pero que no quieren comer animales”, le dice Ben-Shitrit a ISRAEL21c.

Ben-Shitrit fundó Jet-Eat, y está desarrollando tecnologías de impresión 3D para producir “carne de res” en base a plantas, de apariencia, textura y sabor aproximada a la carne de ganado.

“Necesitamos hacer un filete sin matar a una vaca”, dice, señalando que los 20.000 litros de agua y los 20 kg de alimento necesarios para producir 1 kg de carne son ineficientes y un derroche.
Además de usar mucha menos agua y materias primas, su producto apenas contendría colesterol, más fibra y ninguno de los riesgos de contaminación que conlleva la carne fresca.

La tecnología de Ben-Shitrit no es lo mismo que la carne cultivada o “limpia” fabricada a partir de células animales vivas, aunque esta es otra industria en rápido avance en Israel con nuevas empresas que incluyen Future Meat Technologies con sede en Jerusalem y Aleph Farms y SuperMeat.

SavorEat

Esta será una plataforma de “chef digital” para imprimir, y al mismo tiempo hornear, asar o freír, comidas sustitutas de carne a base de plantas personalizadas que utilizan cartuchos de ingredientes a temperatura ambiente con una vida útil de seis meses.

El ingrediente clave de cada cartucho es la celulosa cristalina submicrónica, un derivado de fibra vegetal de cero calorías, el biomaterial más abundante en la tierra, como un aglomerante autoensamblable en lugar de almidón, claras de huevo, gluten o gelatina. La impresora y los ingredientes están pendientes de patente.

“Al controlar el contenido de agua en el compuesto de celulosa cristalina a través de la fuente de calor de la impresora, podemos determinar la textura de grasa blanda a carne fibrosa como hueso”, explica Racheli Vizman, a cargo de la empresa.

El primer producto será una hamburguesa sin carne. Debido a que el sistema puede producir otros platos, podría ser algo tan inusual y personalizado como una hamburguesa vegetariana con papas fritas en el medio.

SavorEat se basa en la investigación de los profesores de la Universidad Hebrea Oded Shoseyov e Ido Braslavsky. Se incorporará al finalizar un acuerdo de licencia de Yissum, la empresa de transferencia de tecnología de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

Mientras tanto, los fundadores están recaudando $ 2 millones y desarrollando la impresora y los cartuchos, bajo el paraguas de la universidad, en cooperación con empresas israelíes establecidas en los campos de los aromas naturales y la impresión 3D.

La actividad comercial se centrará durante los primeros cinco años principalmente en restaurantes.

“Estamos trabajando con un importante chef israelí que tiene restaurantes en Israel y Nueva York. Irrumpiremos fuertemente en este mercado”, predice Vizman.
“Los restaurantes y cafés podrán planificar mejor las fluctuaciones de la demanda, tener menos inventario disponible y crear nuevos menús para personas con una variedad de necesidades y preferencias de alimentos. Debido a que no necesitará camiones refrigerados, los costos de transporte se reducirán considerablemente, al igual que los costos de inventario y el desperdicio de alimentos”.

El objetivo a largo plazo es crear un aparato para el hogar capaz de preparar comidas personalizadas para cada miembro de la familia.

Para ver la nota completa en ISRAEL21c, ingrese aquí.

Diciembre de 2018