¿Somos la generación más solitaria?


Elyakim Kislev

Contrariamente a la creencia común, un investigador de la Universidad Hebrea afirma que la disminución de las tasas de matrimonio puede ser la solución para la soledad, y no el problema.

Un número creciente de personas adultas siguen siendo solteras en el mundo. Un estudio del Centro de Investigaciones Pew predice que aproximadamente el 25% de los nacidos en este momento en Estados Unidos nunca se casarán. Además, en varias ciudades europeas importantes, el porcentaje de hogares unipersonales ya ha superado el 50%. Este fenómeno se está extendiendo rápidamente por todo el mundo, incluso en regiones conservadoras como Medio Oriente y Sudamérica.

Sin embargo, en contraste con la idea popular de que las personas solteras se encuentran solas y tristes en sus casas, el Prof. Elyakim Kislev, de la Universidad Hebrea de Jerusalem, en su nuevo libro, “Happy Singlehood: The Rising Acceptance and Celebration of Solo Living”, explica que muchos solteros tomaron la decisión de vivir su vida en solitario. Además, su adaptabilidad exitosa a la vida individual y las redes sociales los amortigua mejor contra los sentimientos de soledad, en comparación con los casados.

Como parte de su investigación, Kislev analizó datos de 300.000 personas en 31 países, realizó encuestas sobre estadísticas existentes y cerca de 150 entrevistas en profundidad.

Entre sus resultados, muestra que para el 30% y el 26 de las mujeres en Japón, ser soltero no es una etapa temporal en su camino hacia el matrimonio. Más bien, es una elección de vida consciente, un destino.
Además, cuando se trata de estereotipos sobre sentirse solo, Kislev descubrió que las personas solteras, especialmente aquellas que han estado solteras durante mucho tiempo, son en realidad más activas socialmente y tienen redes sociales más extensas que sus pares casados.

“A medida que nos acercamos al Día de San Valentín, es importante reconsiderar los estigmas sociales negativos contra las personas solteras. Si bien muchos lamentan nuestra ‘Generación solitaria’ y atribuyen la culpa a los solteros, una mirada más cercana a los datos muestra que lo contrario es cierto: los solteros son más activos socialmente y tienen redes de pares más fuertes que sus amigos casados”, compartió Kislev.

Los datos que revisó Kislev mostraron que las personas viudas, divorciadas y nunca casadas socializan con amigos un 17, 20 y 45 por ciento más frecuentemente, respectivamente, que las personas casadas. Una de las explicaciones de estos hallazgos es que aquellos que eligen casarse entran en lo que se llama un “matrimonio codicioso” donde las parejas se vuelven hacia adentro y reducen o cortan los lazos sociales con sus amigos y familiares. Esto, a su vez, a menudo deja a las parejas casadas más aisladas y solitarias que sus compañeros solteros.

Es menos probable que estas parejas aisladas participen en una amplia gama de actividades sociales, como visitar amigos, trabajar en pasatiempos compartidos o salir, mientras que la población no casada se ha vuelto más adepta a crear redes personales gratificantes. Como consecuencia, los individuos casados, y no los solteros, son los que deberían preocuparnos. Con el tiempo, corren más riesgo de sufrir soledad y aislamiento social que la creciente población mundial que parece haberse adaptado mejor y tiene vidas sociales florecientes.

Kislev apunta a una base histórica para este cambio. Anteriormente, el hogar era la piedra angular del sistema de apoyo de una persona. Ahora, ha habido un cambio hacia las redes sociales personales.
Esta tendencia se ha visto facilitada por la individualización, el creciente número de personas solteras en ciudades de todo el mundo y la conectividad tecnológica, que en conjunto permiten a las personas solteras hacer arreglos sociales de forma más independiente.
El rol de la amistad en la vida cotidiana se fortalece entre los solteros, y el apoyo proporcionado tradicionalmente por y para la familia se ha transferido a las redes sociales.

“Es más probable que estos solteros se socialicen y disfruten de experiencias compartidas con amigos y familiares, para ayudar a criar a los hijos de otros y para cuidar a aquellos que no pueden cuidarse a sí mismos. Es hora de considerar a los solteros un activo en lugar de culparlos por no casarse”, concluyó.

Febrero de 2019.